OPORTUNIDAD PARA INVESTIGAR LA INCERTIDUMBRE, OPORTUNIDAD PARA INVESTIGAR LA RELACIÓN DE LA SOCIEDAD CON EL CAMBIO CLIMÁTICO

Javier Callejo

Desde la sociología, existen distintas líneas que trabajan dando un lugar central al concepto de incertidumbre. Al respecto, hay que empezar señalando que nuestro compañero de equipo de investigación, Ramón Ramos, está a punto de publicar un mapa de esa arquitectura sociológica de la incertidumbre, que nos será de gran utilidad, dada su solidez. Pero lo que aquí quiero subrayar es la doble oportunidad que se nos presenta al desarrollar un proyecto de investigación que pone en relación los conceptos incertidumbre y cambio climático. Oportunidad para observar cómo se construye socialmente la incertidumbre. Oportunidad para observar la mediación de la incertidumbre en la relación que tiene la sociedad con el cambio climático.


Mientras nos llega esa arquitectura sociológica de la incertidumbre, la sensación que invade al recibir algunas declaraciones sobre la incertidumbre es más la de una arquitectura incierta de la sociología. Me refiero a frases como la que pronuncia Bauman pocos meses antes de su fallecimiento, recogida y subrayada por distintos medios de comunicación: “La única certeza es la incertidumbre”. Sentencia que puede entenderse como una descripción –sociológica, de nuestros mundos sociales- o como una prescripción o afirmación epistemológica, sobre cómo debe pensarse el mundo y, especialmente, sobre la imposibilidad de saber. Es un saber que no se sabe nada. Al menos, que no se sabe lo suficiente.


La frase de Bauman me interesa más como pretendida descripción de los mundos sociales. Además, parece el contexto más pertinente: un sociólogo que habla del mundo en el que estamos, más que un sociólogo que dice que la sociología vive en la perplejidad más absoluta. Es cierto que, como tal descripción, da pie a muchas preguntas. Algunas de ellas están respondidas a lo largo de la obra de este autor, situando la incertidumbre como característica de las sociedades que denomina Postmodernas. Cuando nos movemos en esquemas y ejes que oponen, por ejemplo, Modernidad y Postmodernidad, es fácil caer en la tentación de convertir un rasgo diferencial –en la comparación- de uno de los polos –segundo- con respecto al otro en una especie de absoluto. Son muchos los autores que dibujan las sociedades avanzadas actuales con una mayor incertidumbre que las que inmediatamente nos precedieron. En especial, cuando esas sociedades precedentes se enmarcan en los denominados Treinta Gloriosos o la Edad de Oro del Capitalismo. Pero hay un trecho desde su aceptación como rasgo relativamente más acentuado hasta la absolutización y totalización que se deriva de la frase de Bauman.


También hay otras preguntas: ¿todos los mundos sociales están igualmente frente a la incertidumbre? ¿no será más una cuestión de clases medias, que denuncia el tal vez excesivo foco que cierta sociología ha puesto en ellas, extendiendo su cultura, ideología, prácticas como propia del conjunto de la sociedad? ¿las clases populares, no han vivido casi siempre en la incertidumbre? No. Siempre no. En esos Treinta Gloriosos, según las investigaciones de John Goldthorpe, la clase obrera de los alrededores de Londres (Lutton) llegaba a ciertos estándares de certidumbre de clase media.


Más allá de la pregunta en clave de cambio social -¿qué ha cambiado para esa sensación de incertidumbre generalizada, si es que la aceptamos?- o en clave estructural -¿cómo se vive diferencialmente la incertidumbre en los distintos mundos sociales?- creo conveniente el esfuerzo de observar el proceso de su producción, distribución, etc. con respecto a un campo concreto y unas prácticas sociales concretas. Es decir, hacer aterrizar la incertidumbre en su funcionamiento, en lo que hace; aunque, a veces, este hacer es impedir hacer o dar justificaciones para no hacer. Y es aquí donde el fenómeno del cambio climático aparece como una oportunidad para investigar la presencia de la incertidumbre en las prácticas sociales.


¿Qué gana la observación del cambio climático en la sociedad desde la incertidumbre? El cambio climático nos afecta materialmente a todos; pero ha de tenerse muy en cuenta que se trata de un campo en el que existe una parte de la sociedad con intereses económicos fuertemente involucrados en la producción y efectos del cambio climático, con la potencialidad de abrir dudas en lo que ya se tiene como resultado de un fuerte consenso científico. La generación de negación del fenómeno, así como de ignorancia –haciendo relevante la perspectiva de una sociología de la ignorancia (Proctor)- e incertidumbre cobran cierta relevancia en las representaciones sociales, en especial cuando el fenómeno se presenta en el marco de un debate entre científicos en desacuerdo, como mostró Pablo Francescutti en nuestro encuentro de equipo de investigación en Denia (julio 2018).

Por otro lado, la incertidumbre puede estar no sólo en el saber/no saber sobre la existencia del fenómeno, sino, además, sobre las consecuencias de las medidas que se tomen, así como sobre el modelo de sociedad resultante de las políticas contra el cambio climático. Es decir, la relación de la sociedad con respecto al cambio climático parece estar mediada por, al menos, cierto grado de incertidumbre; pero sabemos poco sobre cómo opera éste en las concretas prácticas de distintos mundos sociales: fabricantes de bienes señalados como fuertemente contribuyentes al fenómeno, responsables del diseño de potenciales medidas frente al fenómeno, profesionales con especial vinculación al fenómeno, gestores del sistema financiero, medios de comunicación y, sobre todo, ciudadanos.

Al respecto, la aparición de la incertidumbre ha estado más centrada en desdibujar lo que puede denominarse realidad del fenómeno, que en la que podría encontrarse –o vivirse- alrededor y como consecuencia del fenómeno, sobre cómo éste afecta y, sobre todo, puede afectar a sus vidas en particular y la vida de las sociedades en general. Salvo en crecientes círculos profesionales, económicos y financieros, evocando estos el trabajo de Frank H. Knight, o, por otro lado, en mundos sociales comprometidos con la transformación social, apenas se percibe el cambio climático como una oportunidad para otros cambios, sino como la imperiosa exigencia de cambios en las prácticas cotidianas y rutinas. La incertidumbre óntica podría seguir teniendo fuerza, frente a lo que podría denominarse una incertidumbre fenoménica, centrada en cómo se vive y representa el fenómeno del cambio climático y sus consecuencias, pues puede justificar el mantenimiento de prácticas sociales reconocidas como contribuyentes a la aceleración del cambio climático.


Tenemos ya un importante número de observaciones empíricas que han tenido entre sus objetivos recoger las percepciones y acciones de la sociedad con respecto al cambio climático. La mayor parte mediante encuestas con cuestionario estandarizado. Pues bien y aunque con diferencias entre los resultados de unas y otras, que nos proponemos analizar en nuestra investigación, tiende a recogerse una importante preocupación por parte de los ciudadanos, aun cuando detrás de otras preocupaciones (situación económica, desempleo, terrorismo, etc.). De momento, como si cada una de estas fuentes de preocupación no tuviera relación con las otras, dejando la preocupación por el cambio climático en un estado que, tomando términos de Schutz, podemos calificar de sedimentado, como preocupación sedimentada, siendo tal el marco para la acción y la asunción de prácticas por parte de los distintos actores, incluidos los ciudadanos. Es aquí donde nuestra investigación tiene su oportunidad, en la observación de cómo se produce incertidumbre y, sobre todo, cómo se reproduce socialmente la incertidumbre en relación con el cambio climático y, hasta qué punto la incertidumbre tiene algún papel en ese proceso de sedimentación de la preocupación y el diferir la sustitución o abandono de las prácticas que aceleran el fenómeno.

Incertidumbre social y cambio climático

Este blog, centrado en la relación entre incertidumbre social y cambio climático, se configura como espacio de difusión y reflexión común asociado al proyecto de investigación CSO2017-84007-R, financiado por el Programa Estatal de Investigación, Desarrollo e Innovación Orientada a los Retos de la Sociedad, del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad. Este proyecto aglutina a ocho investigadores de distintas universidades españolas (UNED, UCM, UV, URJC…) con una larga trayectoria en el análisis comunicativo, cultural, sociológico y político de los riesgos ambientales. En la línea de una investigación responsable, que busca ampliar el debate sobre los temas más relevantes más allá de la academia, el blog se propone abrir los procesos de reflexión, teorización y análisis empírico a la sociedad, enriqueciendo, desde su pluralidad interna, las perspectivas que ante la incertidumbre y el cambio climático la sociedad en su conjunto está llamada a explorar.
El blog está pensado, por lo tanto, desde una perspectiva dinámica, que aproveche la capacidad de los investigadores participantes en el proyecto para traducir, profundizar y conectar las noticias, publicaciones especializadas y el discurso público.