NOTICIAS DESDE EL IPCC

Javier Callejo

Ayer, día 8 de octubre, se publicó el último informe –resumen en site ONU, borrador en IPCC-del Panel Internacional (http://www.ipcc.ch/report/sr15/). Una de las cuestiones más sorprendentes es que, mientras que buena parte de los medios de comunicación internacionales se hicieron eco del informe inmediatamente en sus sitios web, apenas hubo referencias en España. No he realizado un seguimiento sistemático de este acontecimiento comunicativo; pero lo experimentado puede considerarse, al menos, un síntoma. Más allá de esto, creo que tal publicación merece un mínimo comentario aquí.

En primer lugar, cobra aún más fuerza la representación de un límite que no puede alcanzarse por irreversible en sus consecuencias. Así, se establece una articulación entre lo que puede considerarse catastrofismo, en cuanto rotunda llamada de atención, y, por otro lado, posibilismo, en un ¡todavía estamos a tiempo! Todavía se está a tiempo de evitar alcanzar ese umbral en el que las consecuencias ya serían irreversibles. La cuestión, desde la recepción, es que poco margen de actuación le quedaba al panel de expertos, que hacen lo que tienen que hacer. Tanto un informe menos alarmista, como un informe fatalista, en un ya no se puede hacer nada, hubieran sido tan innecesarios, como enormemente contraproducentes.

Desde lo que considero que más interesa a nuestro proyecto, destaco el hecho de lo que puede considerarse exigencia de sociedad post-carbono. Una exigencia para dentro de doce años. En el informe se señala que para limitar el calentamiento global a 1,5 °C se necesitan transiciones “rápidas y de gran alcance” en la tierra, la energía, la industria, los edificios, el transporte y las ciudades. Sería necesario que las emisiones netas globales de dióxido de carbono (CO2) de origen humano disminuyeran en 2030 alrededor de un 45% respecto de los niveles de 2010, y siguieran disminuyendo hasta alcanzar el “cero neto” para 2050. Ello exige cambios sociales importantes, referidos de distintas maneras a lo largo del informe: cambios en los estilos de vida, especialmente aquellos vinculados a un mayor gasto energético, una transformación societal, etc.

Se establece que la adaptación ha de ser global y articulada con una agenda para el desarrollo, subrayándose la barrera que supone para llevar a cabo tal adaptación generalizada cuestiones como la ausencia de recursos financieros y tecnológicos, los valores sociales y las actitudes y las constricciones institucionales. De aquí la repetida referencia, con dudas, a la exigencia de establecer caminos para gobernabilidad de esta adaptación. La referencia normativa básica son los derechos humanos. Creo que, a partir de un momento, el informe hace más hincapié en la necesidad de actuar desde los principios, desde la ética, que desde los intereses comunes. Reconozco que puede ser una cuestión de apreciación personal; pero el acento en que el proceso de adaptación se haga desde la igualdad y la responsabilidad puede llegar a interpretarse desde un marco distinto al que creo que tienen sus redactores: las sociedades ricas han de ayudar a las sociedades pobres porque estas -al estar más afectadas, tener menos recursos y tener un legítimo derecho a expectativas de mejora sus condiciones de vida- están en verdadero peligro climático de cuasiextinción. Como si las sociedades ricas pudieran responder por sí solas a la amenaza del cambio climático, aun cuando las sociedades menos pudientes no lo hicieran. En todo caso, contrasta la notable fuerza retórica del diagnóstico de la situación con la de los instrumentos para abordarlo. Con ello, entramos en la incertidumbre.

La incertidumbre “científica” queda inserta en unas afirmaciones hechas con rotundidad, donde, además y entre paréntesis, se señala el grado de confianza de las mismas, pudiendo ser alto o medio. En cada una de las fuertes afirmaciones recogidas, se apuntan las potenciales fuentes de incertidumbre:

  • La inducción del cambio climático por la acción del hombre, reforzando el concepto de Antropoceno: se establecen unos márgenes de probabilidad estadística en las estimaciones y queda abierta la explicación de la tendencia –representada como lineal- a acontecimientos como la acción de volcanes o actividad solar.
  • El calentamiento global afecta a todas las regiones del mundo: se establece un rango de la variación, explicado en la polaridad regiones oceánicas (menos calentamiento) versus regiones no oceánicas. No obstante, la fijación de las variaciones de la temperatura en cada región queda circunscrita a la fiabilidad de las bases de datos utilizadas.
  • La reversibilidad del aumento de temperatura ya experimentado tardaría entre 30 y 100 años, asumiendo una reducción inmediata de las emisiones a cero: se introduce relativa incertidumbre con el uso del término probablemente.
  • Dentro de la propuesta de una política de adaptación al cambio climático regida por el principio de equidad (Acuerdo de París) y tras argumentar la presencia de cuatro asimetrías político-sociales (página 10): se califica de significativa la incertidumbre sobre los caminos más consistentes con tal principio. De esta manera y tras aunar política climática con políticas sociales de igualdad, una de las mayores fuentes de incertidumbre se deja en las posibilidades de esta política, en el cambio político y social. La incertidumbre científica se transforma en incertidumbre sobre las sociedades y la política. Es decir, el informe sitúa la meta; pero la incertidumbre se deja en los medios para obtenerla.

La Encuesta Social Europea aborda las actitudes de los europeos hacia el cambio climático y la energía

Javier Callejo

Un equipo dirigido por el profesor Poortinga (Cardiff University) ha publicado un pequeño informe sobre los resultados del módulo específico que la 8ª Ronda de la European Social Survey ha dedicado a las opiniones sobre el cambio climático, pudiéndose disponer ya, por otro lado, de los microdatos de la misma. Más allá de las potenciales distancias sustanciales y metodológicas que puedan tomarse sobre esta operación, no cabe duda de que, tanto por su elevada institucionalidad, como por la extensión que adquiere el trabajo de campo -44.387 casos, de 23 países, lo que permite cierta comparabilidad- se trata de una aproximación relevante.

La primera parte se dedica a las creencias sobre el acontecimiento, recogiéndose una amplia y generalizada mayoría de respuestas en la aceptación de que el clima está definitivamente cambiando y en la concepción sobre el cambio climático como parcialmente causado por la actividad del hombre. El problema es qué significa, tal como viene en la pregunta: “al menos parcialmente”.

Las divergencias entre países, principal variable independiente utilizada en el informe, son más relevantes con respecto a la opinión sobre si el impacto del cambio climático será malo: desde el 59,7% de Estonia al 87,9% de España. En todo caso, la mayoría no lo percibe como algo bueno, lo que nos sitúa en un: se atisba algo mal en el futuro, algo que puede hacer cambiar a peor la vida.

A pesar de tales estimaciones, menos de la mitad de los europeos se muestran muy o extremadamente preocupados por el cambio climático, descendiendo al 15% en el caso de Rusia. ¿Para qué nos sirven estas preguntas? ¿Qué nos están diciendo sobre la relación entre sociedad o sociedades y el cambio climático? Más si se tiene en cuenta la distribución de respuestas a otras preguntas relacionadas con el suministro de energía, donde Rusia y España están entre los más preocupados por la fiabilidad y asequibilidad de la energía.

En cualquier caso, el estudio parece dar mínimas claves para interpretar uno de los puntos que creo más oscuros en la relación entre representación del cambio climático y la preocupación hacia el mismo, al menos tal como es afrontado por las encuestas de opinión con cuestionario estandarizado. No obstante, hay que reconocer el esfuerzo de la encuesta por acercarse a la relación entre ciudadanos y el problema medioambiental.

La responsabilidad en la ayuda para resolver los problemas medioambientales se sitúa en una media de 5,6, en una escala entre 0 y 10. Preocupante es el hecho de que la mayoría opina que no puede ayudar a reducir el cambio climático limitando su gasto de energía. De hecho, la media, en una escala como la anterior, de la opinión sobre el grado de expectativas del resultado de la acción propia y directa de los ciudadanos con respecto a la energía se sitúa en el 4,3. Lo que se apunta en el informe es que hay un distanciamiento en la asunción de responsabilidades por parte de los ciudadanos. Parece que son los ciudadanos los que tienen la culpa.

En cuanto a las “preferencias” energéticas para los hogares, clara inclinación por la electricidad proveniente de fuentes no fósiles, ni nucleares. Estas dos últimas, carbón y energía nuclear, están negativamente señaladas.

A la espera de analizar los microdatos de la encuesta, los resultados apuntan a un relativamente bajo compromiso de los ciudadanos con el problema. La mayor parte del trabajo de campo se realizó antes de que sucedieran algunos mensajes, como el último del IPCC (8 de octubre), más alarmantes y llamativos, o los ecos de los acontecimientos atmosféricos del último verano. Más allá de esta distancia de unos resultados que, a su vez, muestran cierta distancia de la población, tal vez la pregunta es: ¿sirve un instrumento como una encuesta que realiza preguntas muy interesantes, pero sin escenarios de compromiso, observar el compromiso de la población?

Periodismo e incertidumbre científica

Luis Pablo Francescutti

Una función del periodismo ha sido la de facilitar la autoobservación social (el presente se observa a sí mismo). A este cometido se ajustaba la estructura de la noticia: la narración de un hecho actual, recién ocurrido o en vías de consumación. Esa función se ha ido transformando conforme el periodismo se anexaba franjas del pasado reciente y del futuro cercano, impulsado por el futurocentrismo, la obsesión por la memoria y la insaciable demanda informativa generada por la mediatización de la sociedad que lleva a “presentificar” hechos pretéritos y escenarios por venir.

La apertura al futuro es visible en los titulares, sea en las formas perifrásticas ancladas en el presente del indicativo ( “El gobierno planea construir una autopista”) o en los verbos conjugados en futuro (“El gobierno construirá una autopista). En cualquier caso, el énfasis en acontecimientos venideros modifica la ontología de la noticia, que deviene el relato de lo que puede ser o será. Con ello el estatuto “objetivo” del hecho periodístico se esfuma, pues los vaporosos “hechos” futuros son inasequibles a los criterios de rigor y contrastabilidad de la cultura periodística (de un enunciado sobre un futuro contingente, Aristóteles dixit, no se puede afirmar su verdad o falsedad).

Tales noticias se basan en previsiones más o menos formalizadas: promesas de autoridades acreditadas (“El Gobierno subirá las pensiones el año próximo); eventos programados (“Mañana comienzan las olimpíadas); y predicciones elaboradas con métodos racionales, sumamente frecuentes sobre todo en las áreas informativas de economía, sanidad, ciencia y medio ambiente.

Las predicciones plantean al periodismo el reto de gestionar la incertidumbre concerniente a su cumplimiento. Su matriz factual de cuño anglosajón le impone someter los escenarios futuros a las mismas exigencias de “objetividad” que a los eventos del presente, mas el único dato objetivo que aquellas ofrecen es el de su elaboración (“Expertos del MIT diseñaron una predicción que….”) o el acto de su enunciación (“Expertos del MIT predicen que…”). Hechos a todas luces carentes del dramatismo, la proximidad y el alto impacto que definen el valor del acontecimiento periodístico; de allí que el foco de la noticia se desplace al objeto de la predicción: los escenarios expuestos.

Para presentar esos escenarios inciertos al lector los periodistas recurren a distintas fórmulas. Una es admitir su carácter condicional y aleatorio; otra es sustituir el concepto de probabilidad por los de “riesgo” o “peligro”, más impactantes y próximos al lector; y otra es soslayar su componente probabilístico y calificar su cumplimiento de inexorable. Para esto último suele “inyectarse” agencia al fenómeno de marras, el cual es descrito como un ente cuasireal y autónomo (La inflación amenaza con volver…; El cambio climático destruirá las cosechas…); una operación retórica que, al atribuirle un funcionamiento autónomo y cuasi volitivo, oscurece su comprensión.

La otra cuestión relevante pasa por la fiabilidad de las predicciones, en relación directa con la credibilidad que inspiran sus autores. Obsesionado con “traducir” rigurosamente a los científicos, el periodismo ha dependido sobremanera de las fuentes expertas, convirtiéndose en su portavoz y renunciando así a ejercer un rol mediador y crítico entre aquellas y el público. Esto le condujo a alinearse con los expertos en las controversias sociales públicas de los riesgos tecnológicos (el debate nuclear ofrece un ejemplo paradigmático). Más papistas que el papa, los periodistas endosaban y amplificaban los puntos de vista de los científicos, con el resultado de convertir en verdades absolutas los provisionales resultados de la ciencia, o minimizar los riesgos en discusión.

Sea por el éxito de la crítica ecologista, sea por el advenimiento de la sociedad del riesgo, lo cierto es que los comunicadores han flexibilizado esas disposiciones. De hecho, en el debate en curso acerca del cambio climático, la gran mayoría ha cerrado filas con el consenso científico dominante y con los contra-expertos ambientalistas, en oposición a los denominados negacionistas.

Interesa señalar, no obstante, que la prédica de estos últimos se ha visto favorecida por determinadas rutinas periodísticas. En Estados Unidos, en concreto, han recurrido al derecho a un “trato justo y equilibrado”. Surgida para garantizar un acceso equitativo a la prensa a las dos partes de una polémica política (gobierno/oposición, demócrata/republicanos), esa pauta se trasladó al terreno de las controversias científicas., con la consecuencia de dar la misma cobertura a la posición mayoritaria de los científicos que a la marginal, transmitiendo a la opinión pública la falsa impresión de que la ciencia está dividida en partes más o menos iguales, igualmente rigurosas.

Explotando dicha pauta, la industria estadounidense, ayudada por agentes de relaciones públicas y expertos a su servicio, logró crear un estado de opinión hostil a la introducción de medidas contrarias a sus intereses. Invocando la existencia de incertidumbres científicas y la necesidad de nuevos y más completos estudios, logró obstruir, al menos temporalmente, los debates sobre los efectos carcinogénicos del tabaco, el abesto y determinadas sustancias químicas; sobre el riesgo de un “invierno nuclear” derivado de una guerra atómica; sobre el impacto de los CFCs en la capa de ozono; y, finalmente, sobre la contribución de las emisiones de C02 al calentamiento global*.

Todo eso ha sido analizado exhaustivamente por la literatura académica anglosajona. El comportamiento de la prensa española con respecto al cambio climático en cambio ha sido poco estudiado; y mucho menos su actitud y manejo de las incertidumbres científicas. Queda planteado un programa de investigación que, a partir del análisis de los textos informativos y del discurso de sus autores, nos permita describir y comprender en qué medida la cultura periodística vernácula está afrontando la tarea de comunicar al público procesos crecientemente complejos cuyo conocimiento viene inevitablemente plagado de lagunas, y sobre los cuales, no obstante, urge actuar sin dilación.

* ver en especial “Mercaderes de la duda. Cómo un puñado de científicos ocultaron la verdad sobre el calentamiento global”, de Erik M. Conway y Naome Oreskes, Ed. Capitán Swing, Madrid, 2018.

[Resumen de la presentación de Pablo Francescutti enviada al curso “Incertidumbre y Cambio Climático”, UNED Dénia, julio de 2018]


Incertidumbre en el conocimiento y en la política

Ernest García

Por buenas razones de inteligencia práctica, damos más importancia a algo si está próximo en el tiempo y cercano en el espacio, si estamos seguros de su existencia y si afecta a personas que nos son próximas. Le damos más importancia para bien y para mal. Lo valoramos más si nos parece bueno y lo tememos más si es malo.

Esto vale también para el debate político y mediático sobre el cambio climático. Hay una batalla (en general incruenta aunque hay excepciones dramáticas como ocurre a veces con el asesinato de personas comprometidas con causas ecológicas) por presentar el cambio climático como algo futuro, lejano, incierto… o, por el contrario, como algo presente, cercano, confirmado… La investigación sociológica ha mostrado que las coaliciones negacionistas han gastado muchos millones en hacer circular dudas al respecto. Porque las respuestas de la población dependen en cierta medida de cómo se perciba el problema.

Por esta razón, los actores implicados en el conflicto climático llaman a la ciencia en su auxilio. El acuerdo científico infunde seguridad. El desacuerdo científico genera dudas. Tanto quienes pretenden que se actúe seriamente contra el cambio climático como quienes no quieren que se haga nada necesitan científicos que les den la razón. Cuantos más mejor, claro, pero eso no importa mucho: en la cuestión del cambio climático, los números están del lado del bando ecologista, pero basta que haya un único experto negacionista para que el principio periodístico de “dar cabida a todas las opiniones” se convierta en una potente máquina de generar dudas.
El combate en torno a la incertidumbre es una de las razones por las que la información experta adquiere un papel importante en los conflictos socioecológicos. Hay un punto, sin embargo, en que la ciencia y la política chocan, como ocurre casi siempre que la segunda intenta poner a su servicio a la primera.

A veces, para la ciencia, la indeterminación forma parte del conocimiento. A veces, podemos saber con seguridad que un proceso tiene límites aunque no podamos determinarlos con precisión. Es el caso con la crisis ecológica. Sabemos que hay límites al crecimiento, aunque no se pueda determinar el punto exacto en el que han aparecido o van a aparecer. Sabemos que alterar significativamente la composición química de la atmósfera ha de tener efectos importantes, y que es muy probable que algunos al menos de esos efectos sean altamente desagradables. Para la ciencia esto es suficiente, y sobre esa base puede ir poco a poco ajustando los detalles. Pero la política necesita certezas más directas (aunque sea para traicionarlas una y otra vez, como suele ocurrir). Necesita, por ejemplo, saber que 1,5ºC sería soportable pero 2ºC no. Y es en este terreno secundario donde se libran las mayor parte de los combates de incertidumbre. Para generar dudas, parálisis y exabruptos negacionistas, suele ser más que suficiente.

Para ampliar información sobre este tema, es recomendable: Martinez-Iglesias, M. (ed.): Experts and Campaigners: Scientific Information and Collective Action in Socio-Ecological Conflicts. València, Publicacions de la Universitat de València, 2014.

[Resumen de la intervención de Ernest Garcia en el curso “Incertidumbre y Cambio Climático”, UNED Dénia, 25 dejulio de 2018]