Periodismo e incertidumbre científica

Luis Pablo Francescutti

Una función del periodismo ha sido la de facilitar la autoobservación social (el presente se observa a sí mismo). A este cometido se ajustaba la estructura de la noticia: la narración de un hecho actual, recién ocurrido o en vías de consumación. Esa función se ha ido transformando conforme el periodismo se anexaba franjas del pasado reciente y del futuro cercano, impulsado por el futurocentrismo, la obsesión por la memoria y la insaciable demanda informativa generada por la mediatización de la sociedad que lleva a “presentificar” hechos pretéritos y escenarios por venir.

La apertura al futuro es visible en los titulares, sea en las formas perifrásticas ancladas en el presente del indicativo ( “El gobierno planea construir una autopista”) o en los verbos conjugados en futuro (“El gobierno construirá una autopista). En cualquier caso, el énfasis en acontecimientos venideros modifica la ontología de la noticia, que deviene el relato de lo que puede ser o será. Con ello el estatuto “objetivo” del hecho periodístico se esfuma, pues los vaporosos “hechos” futuros son inasequibles a los criterios de rigor y contrastabilidad de la cultura periodística (de un enunciado sobre un futuro contingente, Aristóteles dixit, no se puede afirmar su verdad o falsedad).

Tales noticias se basan en previsiones más o menos formalizadas: promesas de autoridades acreditadas (“El Gobierno subirá las pensiones el año próximo); eventos programados (“Mañana comienzan las olimpíadas); y predicciones elaboradas con métodos racionales, sumamente frecuentes sobre todo en las áreas informativas de economía, sanidad, ciencia y medio ambiente.

Las predicciones plantean al periodismo el reto de gestionar la incertidumbre concerniente a su cumplimiento. Su matriz factual de cuño anglosajón le impone someter los escenarios futuros a las mismas exigencias de “objetividad” que a los eventos del presente, mas el único dato objetivo que aquellas ofrecen es el de su elaboración (“Expertos del MIT diseñaron una predicción que….”) o el acto de su enunciación (“Expertos del MIT predicen que…”). Hechos a todas luces carentes del dramatismo, la proximidad y el alto impacto que definen el valor del acontecimiento periodístico; de allí que el foco de la noticia se desplace al objeto de la predicción: los escenarios expuestos.

Para presentar esos escenarios inciertos al lector los periodistas recurren a distintas fórmulas. Una es admitir su carácter condicional y aleatorio; otra es sustituir el concepto de probabilidad por los de “riesgo” o “peligro”, más impactantes y próximos al lector; y otra es soslayar su componente probabilístico y calificar su cumplimiento de inexorable. Para esto último suele “inyectarse” agencia al fenómeno de marras, el cual es descrito como un ente cuasireal y autónomo (La inflación amenaza con volver…; El cambio climático destruirá las cosechas…); una operación retórica que, al atribuirle un funcionamiento autónomo y cuasi volitivo, oscurece su comprensión.

La otra cuestión relevante pasa por la fiabilidad de las predicciones, en relación directa con la credibilidad que inspiran sus autores. Obsesionado con “traducir” rigurosamente a los científicos, el periodismo ha dependido sobremanera de las fuentes expertas, convirtiéndose en su portavoz y renunciando así a ejercer un rol mediador y crítico entre aquellas y el público. Esto le condujo a alinearse con los expertos en las controversias sociales públicas de los riesgos tecnológicos (el debate nuclear ofrece un ejemplo paradigmático). Más papistas que el papa, los periodistas endosaban y amplificaban los puntos de vista de los científicos, con el resultado de convertir en verdades absolutas los provisionales resultados de la ciencia, o minimizar los riesgos en discusión.

Sea por el éxito de la crítica ecologista, sea por el advenimiento de la sociedad del riesgo, lo cierto es que los comunicadores han flexibilizado esas disposiciones. De hecho, en el debate en curso acerca del cambio climático, la gran mayoría ha cerrado filas con el consenso científico dominante y con los contra-expertos ambientalistas, en oposición a los denominados negacionistas.

Interesa señalar, no obstante, que la prédica de estos últimos se ha visto favorecida por determinadas rutinas periodísticas. En Estados Unidos, en concreto, han recurrido al derecho a un “trato justo y equilibrado”. Surgida para garantizar un acceso equitativo a la prensa a las dos partes de una polémica política (gobierno/oposición, demócrata/republicanos), esa pauta se trasladó al terreno de las controversias científicas., con la consecuencia de dar la misma cobertura a la posición mayoritaria de los científicos que a la marginal, transmitiendo a la opinión pública la falsa impresión de que la ciencia está dividida en partes más o menos iguales, igualmente rigurosas.

Explotando dicha pauta, la industria estadounidense, ayudada por agentes de relaciones públicas y expertos a su servicio, logró crear un estado de opinión hostil a la introducción de medidas contrarias a sus intereses. Invocando la existencia de incertidumbres científicas y la necesidad de nuevos y más completos estudios, logró obstruir, al menos temporalmente, los debates sobre los efectos carcinogénicos del tabaco, el abesto y determinadas sustancias químicas; sobre el riesgo de un “invierno nuclear” derivado de una guerra atómica; sobre el impacto de los CFCs en la capa de ozono; y, finalmente, sobre la contribución de las emisiones de C02 al calentamiento global*.

Todo eso ha sido analizado exhaustivamente por la literatura académica anglosajona. El comportamiento de la prensa española con respecto al cambio climático en cambio ha sido poco estudiado; y mucho menos su actitud y manejo de las incertidumbres científicas. Queda planteado un programa de investigación que, a partir del análisis de los textos informativos y del discurso de sus autores, nos permita describir y comprender en qué medida la cultura periodística vernácula está afrontando la tarea de comunicar al público procesos crecientemente complejos cuyo conocimiento viene inevitablemente plagado de lagunas, y sobre los cuales, no obstante, urge actuar sin dilación.

* ver en especial “Mercaderes de la duda. Cómo un puñado de científicos ocultaron la verdad sobre el calentamiento global”, de Erik M. Conway y Naome Oreskes, Ed. Capitán Swing, Madrid, 2018.

[Resumen de la presentación de Pablo Francescutti enviada al curso “Incertidumbre y Cambio Climático”, UNED Dénia, julio de 2018]



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.