La Encuesta Social Europea aborda las actitudes de los europeos hacia el cambio climático y la energía

Javier Callejo

Un equipo dirigido por el profesor Poortinga (Cardiff University) ha publicado un pequeño informe sobre los resultados del módulo específico que la 8ª Ronda de la European Social Survey ha dedicado a las opiniones sobre el cambio climático, pudiéndose disponer ya, por otro lado, de los microdatos de la misma. Más allá de las potenciales distancias sustanciales y metodológicas que puedan tomarse sobre esta operación, no cabe duda de que, tanto por su elevada institucionalidad, como por la extensión que adquiere el trabajo de campo -44.387 casos, de 23 países, lo que permite cierta comparabilidad- se trata de una aproximación relevante.

La primera parte se dedica a las creencias sobre el acontecimiento, recogiéndose una amplia y generalizada mayoría de respuestas en la aceptación de que el clima está definitivamente cambiando y en la concepción sobre el cambio climático como parcialmente causado por la actividad del hombre. El problema es qué significa, tal como viene en la pregunta: “al menos parcialmente”.

Las divergencias entre países, principal variable independiente utilizada en el informe, son más relevantes con respecto a la opinión sobre si el impacto del cambio climático será malo: desde el 59,7% de Estonia al 87,9% de España. En todo caso, la mayoría no lo percibe como algo bueno, lo que nos sitúa en un: se atisba algo mal en el futuro, algo que puede hacer cambiar a peor la vida.

A pesar de tales estimaciones, menos de la mitad de los europeos se muestran muy o extremadamente preocupados por el cambio climático, descendiendo al 15% en el caso de Rusia. ¿Para qué nos sirven estas preguntas? ¿Qué nos están diciendo sobre la relación entre sociedad o sociedades y el cambio climático? Más si se tiene en cuenta la distribución de respuestas a otras preguntas relacionadas con el suministro de energía, donde Rusia y España están entre los más preocupados por la fiabilidad y asequibilidad de la energía.

En cualquier caso, el estudio parece dar mínimas claves para interpretar uno de los puntos que creo más oscuros en la relación entre representación del cambio climático y la preocupación hacia el mismo, al menos tal como es afrontado por las encuestas de opinión con cuestionario estandarizado. No obstante, hay que reconocer el esfuerzo de la encuesta por acercarse a la relación entre ciudadanos y el problema medioambiental.

La responsabilidad en la ayuda para resolver los problemas medioambientales se sitúa en una media de 5,6, en una escala entre 0 y 10. Preocupante es el hecho de que la mayoría opina que no puede ayudar a reducir el cambio climático limitando su gasto de energía. De hecho, la media, en una escala como la anterior, de la opinión sobre el grado de expectativas del resultado de la acción propia y directa de los ciudadanos con respecto a la energía se sitúa en el 4,3. Lo que se apunta en el informe es que hay un distanciamiento en la asunción de responsabilidades por parte de los ciudadanos. Parece que son los ciudadanos los que tienen la culpa.

En cuanto a las “preferencias” energéticas para los hogares, clara inclinación por la electricidad proveniente de fuentes no fósiles, ni nucleares. Estas dos últimas, carbón y energía nuclear, están negativamente señaladas.

A la espera de analizar los microdatos de la encuesta, los resultados apuntan a un relativamente bajo compromiso de los ciudadanos con el problema. La mayor parte del trabajo de campo se realizó antes de que sucedieran algunos mensajes, como el último del IPCC (8 de octubre), más alarmantes y llamativos, o los ecos de los acontecimientos atmosféricos del último verano. Más allá de esta distancia de unos resultados que, a su vez, muestran cierta distancia de la población, tal vez la pregunta es: ¿sirve un instrumento como una encuesta que realiza preguntas muy interesantes, pero sin escenarios de compromiso, observar el compromiso de la población?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.