NOTICIAS DESDE EL IPCC

Javier Callejo

Ayer, día 8 de octubre, se publicó el último informe –resumen en site ONU, borrador en IPCC-del Panel Internacional (http://www.ipcc.ch/report/sr15/). Una de las cuestiones más sorprendentes es que, mientras que buena parte de los medios de comunicación internacionales se hicieron eco del informe inmediatamente en sus sitios web, apenas hubo referencias en España. No he realizado un seguimiento sistemático de este acontecimiento comunicativo; pero lo experimentado puede considerarse, al menos, un síntoma. Más allá de esto, creo que tal publicación merece un mínimo comentario aquí.

En primer lugar, cobra aún más fuerza la representación de un límite que no puede alcanzarse por irreversible en sus consecuencias. Así, se establece una articulación entre lo que puede considerarse catastrofismo, en cuanto rotunda llamada de atención, y, por otro lado, posibilismo, en un ¡todavía estamos a tiempo! Todavía se está a tiempo de evitar alcanzar ese umbral en el que las consecuencias ya serían irreversibles. La cuestión, desde la recepción, es que poco margen de actuación le quedaba al panel de expertos, que hacen lo que tienen que hacer. Tanto un informe menos alarmista, como un informe fatalista, en un ya no se puede hacer nada, hubieran sido tan innecesarios, como enormemente contraproducentes.

Desde lo que considero que más interesa a nuestro proyecto, destaco el hecho de lo que puede considerarse exigencia de sociedad post-carbono. Una exigencia para dentro de doce años. En el informe se señala que para limitar el calentamiento global a 1,5 °C se necesitan transiciones “rápidas y de gran alcance” en la tierra, la energía, la industria, los edificios, el transporte y las ciudades. Sería necesario que las emisiones netas globales de dióxido de carbono (CO2) de origen humano disminuyeran en 2030 alrededor de un 45% respecto de los niveles de 2010, y siguieran disminuyendo hasta alcanzar el “cero neto” para 2050. Ello exige cambios sociales importantes, referidos de distintas maneras a lo largo del informe: cambios en los estilos de vida, especialmente aquellos vinculados a un mayor gasto energético, una transformación societal, etc.

Se establece que la adaptación ha de ser global y articulada con una agenda para el desarrollo, subrayándose la barrera que supone para llevar a cabo tal adaptación generalizada cuestiones como la ausencia de recursos financieros y tecnológicos, los valores sociales y las actitudes y las constricciones institucionales. De aquí la repetida referencia, con dudas, a la exigencia de establecer caminos para gobernabilidad de esta adaptación. La referencia normativa básica son los derechos humanos. Creo que, a partir de un momento, el informe hace más hincapié en la necesidad de actuar desde los principios, desde la ética, que desde los intereses comunes. Reconozco que puede ser una cuestión de apreciación personal; pero el acento en que el proceso de adaptación se haga desde la igualdad y la responsabilidad puede llegar a interpretarse desde un marco distinto al que creo que tienen sus redactores: las sociedades ricas han de ayudar a las sociedades pobres porque estas -al estar más afectadas, tener menos recursos y tener un legítimo derecho a expectativas de mejora sus condiciones de vida- están en verdadero peligro climático de cuasiextinción. Como si las sociedades ricas pudieran responder por sí solas a la amenaza del cambio climático, aun cuando las sociedades menos pudientes no lo hicieran. En todo caso, contrasta la notable fuerza retórica del diagnóstico de la situación con la de los instrumentos para abordarlo. Con ello, entramos en la incertidumbre.

La incertidumbre “científica” queda inserta en unas afirmaciones hechas con rotundidad, donde, además y entre paréntesis, se señala el grado de confianza de las mismas, pudiendo ser alto o medio. En cada una de las fuertes afirmaciones recogidas, se apuntan las potenciales fuentes de incertidumbre:

  • La inducción del cambio climático por la acción del hombre, reforzando el concepto de Antropoceno: se establecen unos márgenes de probabilidad estadística en las estimaciones y queda abierta la explicación de la tendencia –representada como lineal- a acontecimientos como la acción de volcanes o actividad solar.
  • El calentamiento global afecta a todas las regiones del mundo: se establece un rango de la variación, explicado en la polaridad regiones oceánicas (menos calentamiento) versus regiones no oceánicas. No obstante, la fijación de las variaciones de la temperatura en cada región queda circunscrita a la fiabilidad de las bases de datos utilizadas.
  • La reversibilidad del aumento de temperatura ya experimentado tardaría entre 30 y 100 años, asumiendo una reducción inmediata de las emisiones a cero: se introduce relativa incertidumbre con el uso del término probablemente.
  • Dentro de la propuesta de una política de adaptación al cambio climático regida por el principio de equidad (Acuerdo de París) y tras argumentar la presencia de cuatro asimetrías político-sociales (página 10): se califica de significativa la incertidumbre sobre los caminos más consistentes con tal principio. De esta manera y tras aunar política climática con políticas sociales de igualdad, una de las mayores fuentes de incertidumbre se deja en las posibilidades de esta política, en el cambio político y social. La incertidumbre científica se transforma en incertidumbre sobre las sociedades y la política. Es decir, el informe sitúa la meta; pero la incertidumbre se deja en los medios para obtenerla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.