Incertidumbre en el conocimiento y en la política

Ernest García

Por buenas razones de inteligencia práctica, damos más importancia a algo si está próximo en el tiempo y cercano en el espacio, si estamos seguros de su existencia y si afecta a personas que nos son próximas. Le damos más importancia para bien y para mal. Lo valoramos más si nos parece bueno y lo tememos más si es malo.

Esto vale también para el debate político y mediático sobre el cambio climático. Hay una batalla (en general incruenta aunque hay excepciones dramáticas como ocurre a veces con el asesinato de personas comprometidas con causas ecológicas) por presentar el cambio climático como algo futuro, lejano, incierto… o, por el contrario, como algo presente, cercano, confirmado… La investigación sociológica ha mostrado que las coaliciones negacionistas han gastado muchos millones en hacer circular dudas al respecto. Porque las respuestas de la población dependen en cierta medida de cómo se perciba el problema.

Por esta razón, los actores implicados en el conflicto climático llaman a la ciencia en su auxilio. El acuerdo científico infunde seguridad. El desacuerdo científico genera dudas. Tanto quienes pretenden que se actúe seriamente contra el cambio climático como quienes no quieren que se haga nada necesitan científicos que les den la razón. Cuantos más mejor, claro, pero eso no importa mucho: en la cuestión del cambio climático, los números están del lado del bando ecologista, pero basta que haya un único experto negacionista para que el principio periodístico de “dar cabida a todas las opiniones” se convierta en una potente máquina de generar dudas.
El combate en torno a la incertidumbre es una de las razones por las que la información experta adquiere un papel importante en los conflictos socioecológicos. Hay un punto, sin embargo, en que la ciencia y la política chocan, como ocurre casi siempre que la segunda intenta poner a su servicio a la primera.

A veces, para la ciencia, la indeterminación forma parte del conocimiento. A veces, podemos saber con seguridad que un proceso tiene límites aunque no podamos determinarlos con precisión. Es el caso con la crisis ecológica. Sabemos que hay límites al crecimiento, aunque no se pueda determinar el punto exacto en el que han aparecido o van a aparecer. Sabemos que alterar significativamente la composición química de la atmósfera ha de tener efectos importantes, y que es muy probable que algunos al menos de esos efectos sean altamente desagradables. Para la ciencia esto es suficiente, y sobre esa base puede ir poco a poco ajustando los detalles. Pero la política necesita certezas más directas (aunque sea para traicionarlas una y otra vez, como suele ocurrir). Necesita, por ejemplo, saber que 1,5ºC sería soportable pero 2ºC no. Y es en este terreno secundario donde se libran las mayor parte de los combates de incertidumbre. Para generar dudas, parálisis y exabruptos negacionistas, suele ser más que suficiente.

Para ampliar información sobre este tema, es recomendable: Martinez-Iglesias, M. (ed.): Experts and Campaigners: Scientific Information and Collective Action in Socio-Ecological Conflicts. València, Publicacions de la Universitat de València, 2014.

[Resumen de la intervención de Ernest Garcia en el curso “Incertidumbre y Cambio Climático”, UNED Dénia, 25 dejulio de 2018]


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.